Lo que no puede faltar en una estrategia de recuperación de desastres

No solo es por la seguridad de tus datos, la continuidad operativa de tu empresa requiere de una estrategia de recuperación de desastres que prevenga eventos inesperados y responda a ellos al menor costo posible. Así los errores humanos, los siniestros climatológicos o los ataques externos serán para tu negocio solo una pequeña piedra en el camino sin mayores implicancias.


Diseñar la estrategia

No se trata solo de tener buenos sistemas de protección o recuperación de datos. Se trata de generar estrategias diseñadas exclusivamente para los procesos a los que se aplican, y que, a su vez, involucren a los equipos encargados de la coordinación de estos planes. La continuidad operativa es el alimento de la productividad de la empresa y ninguna tiene recursos ilimitados destinados a eventuales sucesos catastróficos. Definir la estrategia según las prioridades y la practicidad, permitirá mantener los negocios a flote.

Poner a prueba la estrategia

Esta es una práctica que puede dar miedo a algunos, pero es muy necesaria. Permite que quienes te asesoren en tu estrategia de Disaster Recovery, realicen un simulacro de eventos inesperados y comprueben juntos que todo funciona a la perfección. Esto te permitirá corregir errores, organizar al personal encargado y eliminar los procesos redundantes.

Hacer tecnología "friendly"

¿Qué importa tener la tecnología más avanzada si nadie sabe usarla? Tu estrategia debe estar ajustada a los conocimientos de tu equipo y ser de uso amigable, para que el conocimiento que su manejo requiera pueda ser traspasado a otros. Esta es la única forma de garantizar que ante la eventualidad, la respuesta será oportuna.

Involucra a tu equipo

Este punto deviene directamente de puntos anteriores pero su importancia requiere ser enfático. Involucrar a tu equipo en los procesos de recuperación de desastres garantizará tu continuidad operativa. Todos los involucrados han de aportar en la planificación y resultados de la prueba; pues además podrían tener en sus manos información valiosa que no necesariamente está al alcance de todos.

La estrategia de recuperación de desastres es una herramienta vital para la supervivencia de las organizaciones. Si quieres revisar los protocolos de tu empresa junto a un equipo de expertos en el área, contáctanos Aquí.


Para conocer más sobre EDAPI, visita su sitio web, haciendo clic aquí.

soluciones@edapi.cl


El Impulso del teletrabajo: Cuando la tecnología se pone al servicio de los procesos

Desde EDAPI, como proveedores de soluciones tecnológicas, ofrecemos asesorías y equipamiento adaptado a los procesos particulares de cada organización para que se sumen de la mejor forma al teletrabajo.

Dada la relevancia que toma el teletrabajo en los tiempos actuales, conversamos con nuestro Jefe de Ingeniería Alejandro Salinas, sobre los requerimientos técnicos y culturales para aplicar esta modalidad; una opción segura y eficiente, para empresas y trabajadores, que se hace más necesaria que nunca en vista de la contingencia del COVID-19.

 

1. ¿Cómo se inicia el desarrollo de una estrategia de teletrabajo?

Alejandro Salinas: Para implementar el teletrabajo, nosotros antes le preguntamos al cliente cómo y con qué herramientas trabaja internamente. Desde ahí evaluamos y pensamos en las mejores opciones para apoyar el proceso actual, con tecnologías que permitan su realización de forma remota. Sin embargo, siempre se debe considerar como base que todos los involucrados tengan una buena conexión a internet que les permita acceder a las herramientas tecnológicas planteadas.

Existen alternativas para todas las necesidades, pero es importante conocer bien las dinámicas de la empresa y su cultura de trabajo, de forma que la implementación sea amigable y útil.

2. ¿En cuáles empresas se puede implementar?

A.S.: El teletrabajo es una opción implementable para cualquier empresa aunque no para todas las funciones, pues aquellas que requieran de intervención humana directa no podrán adaptarse, como la operación de una máquina o la atención al público en un local, por ejemplo. El resto, generalmente podrá hacerlo. Una vez identificadas las funciones donde sí es posible el teletrabajo, se deben evaluar los requerimientos para el cumplimiento de sus tareas, y desde allí, empezar.

Lo importante es que al pensar en una estrategia para implementar el teletrabajo, el foco no debe estar solo en la tecnología a usar, si no también en los procesos de cada empresa, pues es a partir de ellos que se buscará (o incluso se desarrollarán) las herramientas que mejor se adapten.

3. ¿Qué recursos necesita el trabajador?

A.S.: Como decíamos antes, lo principal es una buena conexión a internet. Además, el trabajador necesita un equipo o computador, desde el cual pueda hacer funcionar los programas que le permitan acceder a los servidores de la empresa y ejecutar el teletrabajo.

Por distintas razones, e incluso por temas de seguridad, algunas empresas otorgan a sus colaboradores equipos de escritorio fijo y no portátiles (notebooks), que son más fáciles de trasladar a los lugares donde se realizaría el teletrabajo. En estos casos una de las soluciones recomendadas podría ser, la de realizar una conexión remota al servidor de la empresa y desde ahí, acceder a softwares y archivos necesarios para las funciones encomendadas

4. ¿Qué debe considerar, el líder de una empresa o un ingeniero TI, al elaborar una estrategia para implementación del teletrabajo?

A.S.: Lo primero es reconocer la necesidad de instaurar este modelo. A partir de ello, es necesario poner el foco en tres pilares, sobre los cuales construiremos nuestra estrategia de teletrabajo:

El primero, es la comunicación: ¿Cómo conectar a las personas? ¿Cuáles son las necesidades de comunicación de la empresa? Acá se debe analizar cómo se dan las comunicaciones actualmente, tomando en cuenta el tamaño, la forma y la frecuencia de éstas.

El segundo pilar son los sistemas o softwares a utilizar: ¿Con qué tecnologías contamos para hacer el trabajo que antes se hacía con cercanía física? ¿Cómo se adaptan estas tecnologías a la infraestructura a la que tiene acceso cada trabajador?

Y finalmente, el tercer pilar a considerar es la cultura y la medición de productividad de la empresa: No todas las empresas están preparadas culturalmente para implementar el teletrabajo. Generalmente, porque temen perder la “hora en escritorio” como medida de productividad. Lo importante es que las empresas están cambiando y todas, en algún punto, se verán obligadas a revisar su cultura en vista de la implementación del trabajo remoto.

 

El teletrabajo, sobre todo en momentos de contingencia donde se hace casi obligatorio, es un gran desafío. Las empresas, para eso, pueden buscar asesorías para enfrentarlo e implementarlo de la forma más amigable y segura posible, conservando su continuidad operativa.

Si el teletrabajo es una necesidad emergente en tu organización

y necesitas una asesoría, contáctanos Aquí.


Para conocer más sobre EDAPI, visita su sitio web, haciendo clic aquí.

soluciones@edapi.cl

Se a inscrito exitosamente a nuestra BBDD. Te informaremos novedades y noticias a la brevedad.

There was an error while trying to send your request. Please try again.

will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.